yoga2Todos son movimientos que se potencian mutuamente durante una hora y veinte minutos.

Le llamamos El Yoga de las purificaciones, porque contemplamos el tema de las energías del pensamiento, que está relacionado con energías que salen, entran y se distribuyen por las células.

El clima mental de la clase y la coordinación de los distintos movimientos alineándose lentamente, hacen que cada uno de los músculos se muevan libremente sin riesgos y comiencen a recuperar la elasticidad.

La participación en una de las clases produce, un efecto y una reacción purificadora en las distintas dimensiones fisico-psiquico y emocional.

Estirar y usar músculos que habitualmente no se tienen en cuenta, elimina

contracciones y permite relajamientos para poder dormir mejor en las noches. Ayuda en el flujo sanguíneo aliviando las funciones cardiovasculares y por consiguiente, aumentando la nutrición de las células, especialmente las del cerebro.

Los llamados a concentración, de lateralidad izquierda y derecha, mantiene a las cadenas de neurotransmisores en actividad constante, para seguir aquel axioma de LA FUNCIÓN HACE AL ÓRGANO.

NO ES UN MISTERIO QUE 

La práctica de un yoga que se adecúe a las necesidades del alumno sin duda, como ejercicios moderados, no le viene mal a nadie en este mundo tan sedentario.

Todos sabemos que la comodidad y todo el tiempo que dedicamos a juntar el dinero para estar cada día más cómodos o al menos, tratar de no estar incómodos, nos ha llevado a la obesidad, a la apatía y a unos cuantos dolores que nadie sabe explicar su causa.

Razón por lo cual insistimos, en que todos debemos estirar un poco los músculos y mover la columna vertebral.

La coordinación es el punto de atención. Sabemos que cuanto mayor atención pongamos en la coordinación cerebro motora, mantendremos activos a los “neuro-transmisores”.

¿Qué significa esto? Pues bien. Diremos algo  que nadie ignora: Si las neuronas se mantienen bien comunicadas, podemos entonces ser mucho más eficientes en nuestras tareas cotidianas. Al realizar ejercicios coordinada y conscientemente, aumentaremos la capacidad de percibir y hasta entender la realidad en que vivimos. Lo que quiere decir, que seremos más independientes en nuestros movimientos rutinarios.

Lo más interesante es comprobar en la práctica, que aún es posible recuperar un estado de vitalidad, que puede sostenerse hasta muy avanzada edad.

Naturalmente sabemos que el envejecimiento, es inevitable. Pero si después de los sesenta podemos continuar siendo productivos y auto-suficientes, tendremos muchas oportunidades de hacerle la vida más agradable a quienes aún son  capaces de estar a nuestro lado.